5 preguntas sobre tu grado de Felicidad en el trabajo

legs-window-car-dirt-road-51397Arranca el 2019 y es un buen momento para hacer Balance sobre nuestra vida profesional y el grado de Felicidad que nos reporta levantarnos cada mañana para ir a trabajar. Tras unos días de descanso y encuentros familiares nos vemos de nuevo abocados a la rutina del día a día en nuestro puesto de trabajo y la sola visualización de este escenario puede suponer un acicate o una tortura.

Te propongo responder a estas 5 simples cuestiones.

  1. ¿Cuales han sido los principales logros laborales que has tenido en 2018?
  2. ¿Has adquirido nuevas competencias este año que se ha ido? Si es así trata de enumerarlas
  3. De todo el trabajo realizado en el 2018 que es lo que te ha hecho sentir más orgulloso por la contribución personal que hayas podido tener.
  4. ¿Has encontrado tutores, mentores, coaches en el 2018 que te hayan ayudado a avanzar profesionalmente?
  5. ¿Que te gustaría hacer personalmente en el 2019 para ser más feliz en tu trabajo? ¿Te comprometes a implantarlo desde ya?

Si echando la vista atrás no encuentras nada que haya merecido la pena profesionalmente, ninguna contribución a la empresa, sociedad en su conjunto o sistema en el que te integres que sea digna de mención y la expectativa del futuro no te genera ningún tipo de aliciente o reto es muy probable que estés profesionalmente deprimido.

Muchas veces relacionamos el éxito con el grado de felicidad, lo que es completamente erróneo, pensamos que cuando tengamos éxito seremos felices y es justo al revés cuando seamos felices conseguiremos alcanzar los logros y metas profesionales que nos hayamos marcado.

Se puede cambiar de trabajo, no pasa nada y es una opción altamente recomendable cuando entendemos que la Empresa no puede crear el contexto que nos permita “crecer profesionalmente”, tenemos jefes tóxicos o trabajos alienantes, pero primero debemos comprobar cual es nuestra actitud personal. Puede que no estemos en la Empresa más feliz del mundo y que ésta en vez de tener un plan integral de Felicidad Organizacional tenga unas simples acciones puntuales de maquillaje como ticket comedor, guardería o ayuda sanitaria, pero si nuestra actitud no es positiva dará igual el número de acciones que la empresa implemente.

Ha llegado el momento pues de hacer Balance comprobar en que medida la Empresa contribuye o no a mi Felicidad y autoindagar también cual es mi actitud en el día a día, si ninguna de las 5 preguntas anteriores me reporta algo positivo por lo que me merezca la pena levantarme cada mañana, estaremos a tiempo de cambiar.

Hagamos que ser felices en el trabajo sea nuestro principal objetivo para 2019.

7 consejos para una vida más feliz según filosofía Hygge

woman-girl-freedom-happy-39853Hygge es una palabra Danesa que no tiene una traducción concreta porque expresa un estado personal, vital y emocional. Los Daneses la utilizan a menudo con una declinación que puede servir de adjetivo y a veces incluso de verbo. En el fondo quieren recoger con ella acciones y momentos de Felicidad.

Una comida Hyggelig, un estado Hyggelig o un paseo Hygge, son actividades diarias para cualquiera de nosotros donde el matiz se pone en el cómo y no en el qué. Es más importante cómo doy el paseo, cómo me alimento o cómo estoy, que la propia acción en si. Lo que hay por tanto detrás de este concepto es una filosofía de vida que tiene mucho que ver con Mindfulness.  Estar en el momento presente con atención plena y disfrutando.

Si describo una imagen concreta será más fácil de entender.  Os invito a pensar en una casa con un sofá y una chimenea encendida, sobre el sofá un par de mantas y en mi mano una taza de chocolate bien caliente mientras por la ventana caen los primeros copos de nieve. Ese sería visualmente un momento de felicidad Hygge.  Esta filosofía de vida, nos habla de simplificar y buscar la felicidad en los pequeños detalles. Es cuidar el momento presente poniendo plena conciencia en él. Por eso tiene tanto que ver con Mindfulness donde se entrena  esa  presencia para poder disfrutar de una manera más plena de la vida.

Tiene carácter universal también ya que el mismo momento de plenitud Hygge se puede vivir paseando por el campo en nuestra árida Castilla o en el mejor resort de Ski del mundo. Es cuestión de actitud, de poder disfrutar de verdad de lo que se tiene, sea mucho o poco. He conocido personas muy ricas en el plano económico pero infelices en su vida personal y personas humildes que te invitan a cenar, encienden una vela y ya han creado un momento mágico Hygge. Todo lo que vendrá después quedará grabado en el corazón para siempre, las risas, las confidencias, la propia conversación.

¿Cuantas veces has estado en una conversación sin estar presente, en una comida sin prestar atención a tu interlocutor,  o en un paisaje o lugar idílico sin disfrutar del mismo?

Aquí te dejo 7 consejos que puedes aplicar en tu día a día para llevar una vida más plena, más feliz, más Hygge.

  • Aliméntate con conciencia, no permitas que la mente divague mientras comes sin prestar atención.
  •  Haz ejercicio, no es necesario ir al gimnasio, el movimiento es vida y para ello un simple paseo es suficiente. Oxigenamos el cuerpo y la mente con ello.
  • Escucha con presencia, prestando atención a tu interlocutor no pensando que es lo que siguiente que debes decir. Cuanto más relajado estés más fluirá la conversación. Previamente debes haber apagado o silenciado el móvil.
  • Cuida los detalles, el contexto crea el texto . Seguro que la imagen evocadora de antes te ha transportado a un momento de paz y felicidad. Compra velas. En Dinamarca todos los restaurantes tienen luces indirectas y velas. Recuerda el contexto es importante.
  • Respira, todos lo hacemos de manera automática porque sino nos moriríamos, la clave está en tomarnos unos minutos al día para observar nuestra respiración intentando alargar las inspiraciones  y las espiraciones.
  • Baja las revoluciones, disfruta de los momentos tal y como surgen dejando a un lado los “tengo que”.
  • No te juzgues tan duramente ni lo hagas con los demás, en el fondo todos hemos venido a intentar ser felices. “Cada persona que ves está luchando una batalla de la que no sabemos nada. Seamos amables” .

Despertando a la vida

El Viernes ve la luz mi segunda novela Despertando a la vida. Estoy deseando que llegue el día y poder presentarla en un ambiente de afecto y cariño, con familiares y amigos, favorecido por el maravilloso marco de la Biblioteca Eugenio  Trías en el parque del Retiro de Madrid.

Qué diferente de la presentación de la primera novela donde éramos 4 gatos contados. Influye que la implicación de mi actual editorial Maseras es muy superior a la de la primera editorial que no dejaba de ser una coedición pero influye sobre todo mi cambio y crecimiento personal en los 7 años que han transcurrido.

Con la primera novela de título 48 horas, me dio pudor invitar a la gente, y no pude disfrutar del momento. Casi me vi pidiendo perdón, por haber escrito un relato, que se apoderó de mi con una fuerza que tuve que exorcizar mediante la escritura.  Podría decir que no tuve otra opción que sentarme y teclear lo que de mi brotaba de manera espontánea, las palabras no eran mías, tampoco los dedos que aporreaban el teclado. En dos meses estaba terminado.  Dice JK Rowling que muchas veces siente que sus personajes se le aparecen saliendo de la nada. Humildemente y salvando la distancia puedo decir que algo parecido acababa de experimentar.

Ahora todo es distinto y he podido llegar a entender una frase famosa de Picasso cuando afirmó que todos nacemos genios pero que vamos perdiendo esa genialidad conforme crecemos. El sistema educativo no fomenta la creatividad al revés la limita y coarta. Por mi marcada lateralidad derecha fruto de un hemisferio izquierdo dominante, donde reside  la lógica, las matemáticas y el lenguaje,  tenía inhibida mi capacidad más emocional y creativa. La escritura me ha permitido dar salida a esa faceta con lo que ahora me percibo más equilibrado tanto personal como emocionalmente.

Puedo decir por tanto que escribo para ser más feliz ya que me permite conectar con mi yo más creativo que debí perder en algún momento de mi paso por el colegio.

Habrá detractores a los que Despertando a la vida no les guste, “fair enough”, pero confío que habrá gente para la que tendrá sentido, porque puedan verse reflejados en alguno de los personajes o porque puedan proyectarse a través de ellos y sus peripecias y eso lógicamente me hará muy feliz. Para mi en cualquier caso, ya ha tenido sentido, porque en su proceso de creación he podido volver a conectarme conmigo mismo y mi esencia, disfrutar de estar ahí y de ver como los personajes y la historia aparece delante de mis ojos como si yo mismo estuviera en otra dimensión.

Quisiera dedicar este último párrafo  al Coaching. Acompañar a las personas para que puedan llegar a ser SU mejor versión, es nuestro trabajo y nuestra dedicación. Todos tenemos ese punto de genialidad, de creatividad, todos podemos llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos.  ¿Que estamos esperando para ponernos manos a la obra?

¿Tienes Talento?

Giving this coffee shop a good review

De las distintas definiciones de talento quizás la que más me llega es inteligencia en acción. Quisiera precisar además este concepto de “en acción” y vincularlo mejor  a voluntad.

Como dice Tom Peters en una de sus obras: “en cambiar se tarda un nanosegundo sólo es necesario querer, decidirlo y tener voluntad de hacerlo” La inteligencia es entre otras muchas cosas, la capacidad de síntesis, el saber diferenciar lo importante de lo accesorio, el saber procesar y entender la información que recibimos. Todo ello sin voluntad se queda en nada. Es en definitiva la voluntad la que te mueve a la acción. Otros destacados pensadores y filósofos como Jose Antonio Marina definen el talento desde una perspectiva más utilitarista, de esta manera lo importante sería el uso que se hace de la inteligencia ya que como él dice “se puede ser muy inteligente y sin embargo hacer cosas muy estúpidas con ella”

Si acudimos a Howard Garner psicólogo de Harvard, y a su ya célebre teoría de 1983 sobre inteligencias múltiples, vemos que la inteligencia no es plana sino que tiene diferentes manifestaciones, hasta 8 llega a definir él. Así podemos tener capacidades superiores a la media en aspectos tales como la interpretación espacial, la agudeza visual, la relaciones interpersonales o las intrapersonales o incluso podemos expresar nuestra inteligencia a través del movimiento porque somos más cinestésicos ó Kinestésicos, como es el caso de determinados artistas.  De hecho en los últimos premios Max una de las premiadas en la categoría de baile, a la hora de hablar al recoger el premio, reconocía que hubiera preferido seguir bailando, ya que expresaba mucho mejor con el cuerpo que con la voz.

Necesitamos  saber identificar por tanto aquello que nos hace diferentes y únicos para canalizar por ahí nuestros esfuerzos. Decía Picasso que todos nacemos genios pero vamos perdiendo la genialidad conforme pasa el tiempo porque la propia sociedad y el sistema educativo nos limita.  Perdemos espontaneidad y nos alienamos. Es fundamental parar, poner conciencia y re-enfocamos en nuestro interior y descubrir los motivos por los que hemos renunciado a nuestros sueños. Os recomiendo ver este corto cuando tengáis tiempo porque es muy descriptivo de cómo vamos perdiendo nuestra creatividad https://www.youtube.com/watch?v=kQjtK32mGJQ

Identifiquemos por tanto donde radica nuestra inteligencia diferencial. Podemos ahora sí responder sin temor a equivocarnos a la pregunta del principio del post y decir que todos tenemos talento para algo en concreto, tengamos la voluntad de ponerlo en acción. Puede que para ello tengamos que salir de nuestra zona de confort pero al lógico vértigo inicial le espera una vida más plena y feliz ya que estaremos manifestándonos y haciendo aquello para lo que estamos más dotados, aquello para lo que tenemos más talento, aquello en definitiva para lo que hemos venido a este mundo. Requiere coraje parar, cambiar la orientación del foco, de fuera adentro, y ver nuestra propia sombra, pero el viaje merece la pena porque nos pone en consonancia con nuestro talento y desde ahí todo es mucho más fácil.

 

El negocio de la adopción internacional

Freepht / Pixabay

He querido que este primer post de la página web, tenga que ver con uno de los momentos más duros de mi vida. A menudo se llega al desarrollo personal con un episodio muy traumático que marca un antes y un después. No es exactamente mi caso ya que el deseo de autoconocimiento había empezado muchos años antes de iniciar el proceso de adopción, buscando una felicidad más plena y permanente.  Lo que todo este proceso sí ha conseguido es ratificar que la vida no es fácil, que nos pone a prueba y que debemos estar muy conectados con nosotros mismos para observar todos estos acontecimientos, valorarlos ya que nos ayudan a crecer y por tanto relativizarlos en la medida de lo posible.  Quiero dejar claro que lo que cuento es sólo mi experiencia personal en el proceso de adopción internacional. Sé que hay mucha gente que ha conseguido su propósito por esta vía y me alegro de corazón por ellos. Incluso muchos que lo han hecho con la misma organización que nosotros. Insisto, hablo sólo desde mi propia experiencia. Si alguien está en proceso o a punto de iniciarlo y le sirve de reflexión perfecto, si alguien se siente agredido en sus convicciones, lo respeto y le animo a que observe qué le toca tanto, a nivel personal, de una historia que no es la suya sino la nuestra, contada por tanto tal y como la hemos vivido.

Hace diez años decidimos adoptar, agotadas todas las vías para poder ser padres. Iniciamos este proceso con mucha alegría e ilusión cargados del idealismo de poder cumplir un sueño y encima poder dar la oportunidad a un niño/a  de un país pobre a tener más oportunidades.

Acudimos al instituto de la familia en la comunidad de Madrid para obtener nuestro certificado de idoneidad como padres adoptivos para ello chequearon nuestras aptitudes personales y económicas. El siguiente paso era elegir el país y solicitar ECAI (Entidades Colaboradoras de Adopción Internacional). En este punto empezaron nuestros problemas  ya que elegido un país y una entidad colaboradora no se puede cambiar. Elegimos Mundiadopta como ECAI porque nos dio buena impresión y Etiopía como país por mucho motivos, entre ellos la rapidez en la tramitación de los expedientes. Firmamos el contrato, pagamos lo estipulado y empezamos a disfrutar de “nuestro embarazo” de dos años que era el tiempo de tramitación que desde la propia Mundiadopta nos dieron como más real.


En este punto todo empieza a torcerse, muere el presidente de Etiopía y hay un período largo de vacío institucional en el que todo se para, figuras tan relevantes americanas como los Pitt-Jolie habían ya adoptado en Etiopía y nuestra ECAI empieza a mostrar una gestión deficiente y piramidal en las tramitaciones económicas donde los nuevos expedientes financian a los más antiguos.

El resto ya es historia, las solicitudes de americanos se disparan, su poder económico a nivel de aportaciones es mucho mayor al nuestro, el nuevo gobierno rápidamente ve el negocio, empieza a primar sus expedientes, cae el número de tramitaciones para nuestra ECAI que empieza a ralentizar plazos y acumular expedientes sin resolver hasta que la Comunidad de Madrid paraliza la entrada de nuevos expedientes. El grifo de ingresos procedentes de los nuevos expedientes se cierra y el de los existentes va desapareciendo con lo que la organización entra en quiebra técnica.

Todo esto contado en un párrafo, son realmente 10 largos años de sufrimiento y decepciones, muchas de ellas tienen que ver con el propio proceso, donde gobiernos como el Etíope han visto en la adopción una fuente de ingresos para el país. Otras decepciones son más profundas y te hacen plantearte seriamente si realmente no estás “comprando” un hijo. Entras cargado de altruismo poético y vivencial pero el “sistema” acaba por engullirte hasta que paras y te das cuenta que estás demasiado implicado emocionalmente como para echarte atrás. Los últimos 3 mil€ que pagamos ante la promesa de asignación inminente tienen mucho que ver con esta locura en la que te embarcas y de la que no puedes apearte porque ya estás “borracho” ante la perspectiva de conseguir tu sueño. En teoría, era la última petición del gobierno Etíope para observar los expedientes de nuestra ECAI con cariño. No digo que no haya sido así, y rechazo la idea de apropiación indebida, culpo a Mundiadopta eso sí, por la negligencia en la gestión durante 10 largos años y por la falta de información veraz sobre la realidad de lo que allí ocurría.

Recientemente nos han comunicado la suspensión de todos los procesos y ahora sí el Instituto de la familia nos permite cambiar de país y por supuesto de ECAI. El problema, señores de la Comunidad de Madrid, es que han pasado 10 largos años. Se que ese barco ya no es para nosotros. No merece la pena adoptar así, NO A CUALQUIER PRECIO.

Si me permitís una última reflexión, diré que todo este proceso, visto en perspectiva  me ha enseñado cosas sobre mi mismo que valoro mucho, he podido testar quién estaba realmente a nuestro lado y quién no,  y me quedo con todo ese aprendizaje. Las heridas están ya curadas y casi cicatrizadas. Espero que avance mucho más la adopción nacional para que sea adopción definitiva y no acogida temporal ya que la internacional tiene demasiadas variables difíciles de controlar que terminan haciendo la ecuación irresoluble: un país extranjero, una organización de intermediación con buena voluntad pero sin experiencia en la gestión y una administración lenta han demostrado ser un coktail demasiado complicado de maridar, al menos para nosotros.