Y si la vida nos para ……..

susan-lu4esm / Pixabay

Ayer un antiguo compañero de trabajo y amigo, me hizo una reflexión por RRSS, tiempo de Mindfulness decía, y me lanzaba el guante anexando mi nombre en twitter @carlos48horas.

Nada más fichar por la Empresa donde él era el CTO tuvo un grave accidente de moto del que salió vivo de milagro. Fui a visitarle al hospital y aunque no le conocía practicamente en ese momento, me aventuré a indicarle que la vida le había parado, y que tenía la oportunidad de observarlo. Creo que aquellas palabras resonaron muy profundamente dentro de él y posteriormente cuando ya había salido de la empresa y estaba con mis actividades profesionales quiso que siguieramos indagando en el significado de parar y observarse y completamos un proceso de acompañamiento, de Coaching, juntos.

Ahora la vida nos ha parado a todos. Con todo el respeto para aquellos que están peleando contra el coronavirus, a los que deseo una pronta recuperación, creo que es un regalo que debemos aprovechar. Presente es sinónimo de regalo y lo que ha forzado este confinamiento obligado es precisamente a parar y poner la atención en el presente. La mente salta continuamente del pasado al futuro, nos engaña creando realidades ficticias, seré feliz cuando tenga tal o cual cosa o consiga tal o cual reto. Atrapados en su juego, nos dejamos llevar, en una vorágine interminable de hacer-hacer, tener-tener con la angustiosa sensación precisamente de no tener lo más valioso que nos ha sido dado, tiempo para indagar en nosotros mismos.

La vida nos confina en nuestras casas y nos obliga a poner el foco dentro. La lampara ya no alumbra cualquiera de los incentivos que formaban parte antes de nuestras vidas: la próxima reunión, quedada, clase, partido, actividad de los niños, partido de mi equipo, del de los niños, ….. NADA de NADA. Estamos a solas con nostros mismos y nuestros seres queridos. Algo que venimos reclamando desde hace tiempo con frases del estilo: no tengo tiempo para nada, se me escapa la vida sin darme cuenta, …..

Los procesos de coaching consisten precisamente en acompañar al Coachee a girar el foco de la lampara y mirar dentro, iluminando aquellos aspectos vitales, profesionales que pudieran estar ocultos y están pidiendo a gritos salir a la luz porque condicionan la felicidad de la persona y se enmascaran en un frenesí de actividades que adormecen su existencia. Ocultarlo es imposible, adormecerlo lo más fácil del mundo, sólo tenemos que escapar de nostros mismos y la vida contribuye a ello, hasta que nos para.

Este precioso regalo que nos ha sido dado, tenemos que provecharlo al máximo. Hoy arranca mi cuarto día de confinamiento y estoy disfrutando cada minuto. En casa nos hemos marcado una rutina en la que incluso asignamos los tiempos de Tv. Nos hemos puesto a seguir por primera vez en la vida una serie, The loudest voice, en la que Russell Crowe está inmenso en todos los sentidos. Un capítulo por día, una película , algo de noticias para seguir la evolución y ya está. A las 12 adaptamos el salón de casa para convertirlo en un improvisado Gimnasio para Pilates, Yoga y estiramientos. Mucha mirada introspectiva, conversaciones productivas, trabajo online y por supuesto salir a la terraza a las 20h, aplaudir y sentir que estamos todos juntos en esta batalla y que sin duda la vamos a ganar.

La felicidad está en estos momentos de conexión total con nosotros mismos. Cada uno fijará sus propias rutinas, si este post puede ayudar a sobrellevar este encierro algo mejor, viendo la tremenda oportunidad que supone no sufrirlo, si no poder disfrutarlo, bienvenido sea. Habré contribuido con un pequeño grano de arena a la labor increíble que médicos, sanitarios, personal de farmacias, supermercados y comercios abiertos, conductores, transportistas que garantizan el suministro, cuerpos de seguridad del estado y tantos y tantos valientes que se juegan su salud por nosotros estando en las calles, hacen a diario. Un enorme aplauso virtual para todos ellos. Hoy a las 20h lo volveré a escenificar desde el balcón de casa, porque, yo feliz, me quedo en casa. #yomequedoencasa

7 consejos para una vida más feliz según filosofía Hygge

woman-girl-freedom-happy-39853Hygge es una palabra Danesa que no tiene una traducción concreta porque expresa un estado personal, vital y emocional. Los Daneses la utilizan a menudo con una declinación que puede servir de adjetivo y a veces incluso de verbo. En el fondo quieren recoger con ella acciones y momentos de Felicidad.

Una comida Hyggelig, un estado Hyggelig o un paseo Hygge, son actividades diarias para cualquiera de nosotros donde el matiz se pone en el cómo y no en el qué. Es más importante cómo doy el paseo, cómo me alimento o cómo estoy, que la propia acción en si. Lo que hay por tanto detrás de este concepto es una filosofía de vida que tiene mucho que ver con Mindfulness.  Estar en el momento presente con atención plena y disfrutando.

Si describo una imagen concreta será más fácil de entender.  Os invito a pensar en una casa con un sofá y una chimenea encendida, sobre el sofá un par de mantas y en mi mano una taza de chocolate bien caliente mientras por la ventana caen los primeros copos de nieve. Ese sería visualmente un momento de felicidad Hygge.  Esta filosofía de vida, nos habla de simplificar y buscar la felicidad en los pequeños detalles. Es cuidar el momento presente poniendo plena conciencia en él. Por eso tiene tanto que ver con Mindfulness donde se entrena  esa  presencia para poder disfrutar de una manera más plena de la vida.

Tiene carácter universal también ya que el mismo momento de plenitud Hygge se puede vivir paseando por el campo en nuestra árida Castilla o en el mejor resort de Ski del mundo. Es cuestión de actitud, de poder disfrutar de verdad de lo que se tiene, sea mucho o poco. He conocido personas muy ricas en el plano económico pero infelices en su vida personal y personas humildes que te invitan a cenar, encienden una vela y ya han creado un momento mágico Hygge. Todo lo que vendrá después quedará grabado en el corazón para siempre, las risas, las confidencias, la propia conversación.

¿Cuantas veces has estado en una conversación sin estar presente, en una comida sin prestar atención a tu interlocutor,  o en un paisaje o lugar idílico sin disfrutar del mismo?

Aquí te dejo 7 consejos que puedes aplicar en tu día a día para llevar una vida más plena, más feliz, más Hygge.

  • Aliméntate con conciencia, no permitas que la mente divague mientras comes sin prestar atención.
  •  Haz ejercicio, no es necesario ir al gimnasio, el movimiento es vida y para ello un simple paseo es suficiente. Oxigenamos el cuerpo y la mente con ello.
  • Escucha con presencia, prestando atención a tu interlocutor no pensando que es lo que siguiente que debes decir. Cuanto más relajado estés más fluirá la conversación. Previamente debes haber apagado o silenciado el móvil.
  • Cuida los detalles, el contexto crea el texto . Seguro que la imagen evocadora de antes te ha transportado a un momento de paz y felicidad. Compra velas. En Dinamarca todos los restaurantes tienen luces indirectas y velas. Recuerda el contexto es importante.
  • Respira, todos lo hacemos de manera automática porque sino nos moriríamos, la clave está en tomarnos unos minutos al día para observar nuestra respiración intentando alargar las inspiraciones  y las espiraciones.
  • Baja las revoluciones, disfruta de los momentos tal y como surgen dejando a un lado los “tengo que”.
  • No te juzgues tan duramente ni lo hagas con los demás, en el fondo todos hemos venido a intentar ser felices. “Cada persona que ves está luchando una batalla de la que no sabemos nada. Seamos amables” .