Y si la vida nos para ……..

susan-lu4esm / Pixabay

Ayer un antiguo compañero de trabajo y amigo, me hizo una reflexión por RRSS, tiempo de Mindfulness decía, y me lanzaba el guante anexando mi nombre en twitter @carlos48horas.

Nada más fichar por la Empresa donde él era el CTO tuvo un grave accidente de moto del que salió vivo de milagro. Fui a visitarle al hospital y aunque no le conocía practicamente en ese momento, me aventuré a indicarle que la vida le había parado, y que tenía la oportunidad de observarlo. Creo que aquellas palabras resonaron muy profundamente dentro de él y posteriormente cuando ya había salido de la empresa y estaba con mis actividades profesionales quiso que siguieramos indagando en el significado de parar y observarse y completamos un proceso de acompañamiento, de Coaching, juntos.

Ahora la vida nos ha parado a todos. Con todo el respeto para aquellos que están peleando contra el coronavirus, a los que deseo una pronta recuperación, creo que es un regalo que debemos aprovechar. Presente es sinónimo de regalo y lo que ha forzado este confinamiento obligado es precisamente a parar y poner la atención en el presente. La mente salta continuamente del pasado al futuro, nos engaña creando realidades ficticias, seré feliz cuando tenga tal o cual cosa o consiga tal o cual reto. Atrapados en su juego, nos dejamos llevar, en una vorágine interminable de hacer-hacer, tener-tener con la angustiosa sensación precisamente de no tener lo más valioso que nos ha sido dado, tiempo para indagar en nosotros mismos.

La vida nos confina en nuestras casas y nos obliga a poner el foco dentro. La lampara ya no alumbra cualquiera de los incentivos que formaban parte antes de nuestras vidas: la próxima reunión, quedada, clase, partido, actividad de los niños, partido de mi equipo, del de los niños, ….. NADA de NADA. Estamos a solas con nostros mismos y nuestros seres queridos. Algo que venimos reclamando desde hace tiempo con frases del estilo: no tengo tiempo para nada, se me escapa la vida sin darme cuenta, …..

Los procesos de coaching consisten precisamente en acompañar al Coachee a girar el foco de la lampara y mirar dentro, iluminando aquellos aspectos vitales, profesionales que pudieran estar ocultos y están pidiendo a gritos salir a la luz porque condicionan la felicidad de la persona y se enmascaran en un frenesí de actividades que adormecen su existencia. Ocultarlo es imposible, adormecerlo lo más fácil del mundo, sólo tenemos que escapar de nostros mismos y la vida contribuye a ello, hasta que nos para.

Este precioso regalo que nos ha sido dado, tenemos que provecharlo al máximo. Hoy arranca mi cuarto día de confinamiento y estoy disfrutando cada minuto. En casa nos hemos marcado una rutina en la que incluso asignamos los tiempos de Tv. Nos hemos puesto a seguir por primera vez en la vida una serie, The loudest voice, en la que Russell Crowe está inmenso en todos los sentidos. Un capítulo por día, una película , algo de noticias para seguir la evolución y ya está. A las 12 adaptamos el salón de casa para convertirlo en un improvisado Gimnasio para Pilates, Yoga y estiramientos. Mucha mirada introspectiva, conversaciones productivas, trabajo online y por supuesto salir a la terraza a las 20h, aplaudir y sentir que estamos todos juntos en esta batalla y que sin duda la vamos a ganar.

La felicidad está en estos momentos de conexión total con nosotros mismos. Cada uno fijará sus propias rutinas, si este post puede ayudar a sobrellevar este encierro algo mejor, viendo la tremenda oportunidad que supone no sufrirlo, si no poder disfrutarlo, bienvenido sea. Habré contribuido con un pequeño grano de arena a la labor increíble que médicos, sanitarios, personal de farmacias, supermercados y comercios abiertos, conductores, transportistas que garantizan el suministro, cuerpos de seguridad del estado y tantos y tantos valientes que se juegan su salud por nosotros estando en las calles, hacen a diario. Un enorme aplauso virtual para todos ellos. Hoy a las 20h lo volveré a escenificar desde el balcón de casa, porque, yo feliz, me quedo en casa. #yomequedoencasa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *