Ansiedad, estrés y redes sociales

EWNP8013He de reconocer que hace tiempo que no escribo en el blog. Los motivos son varios y las excusas múltiples. Los seres humanos somos muy buenos buscando excusas para justificar nuestros apagones, desapariciones e indolencias. Hoy he sentido que tenía algo sobre lo que escribir, lo que en el fondo es la llama que prende la pulsión de ponerse frente al teclado.

Esta motivación tiene mucho que ver con la charla que dí de la semana pasada en Vodafone, en el foro del #PAM2019. Hablaba en esa ocasión sobre una de mis pasiones la Felicidad Organizacional y evocaba las palabras de Tal Ben Sahar quien crea la cátedra de felicidad en Harvard, siendo doctor y gran especialista en la materia. El habla de que la FELICIDAD en mayúsculas tiene mucho que ver con permitirnos ser humanos. Estoy muy de acuerdo con él ya que reconocer nuestras emociones, observarlas con curiosidad y extraer su mensaje, es fundamental si queremos ser cada día un poquito más felices. No es una panacea ni un destino, es un camino, el de la felicidad, que debemos construir cada día.

Tal ben sahar comentaba también que dentro de esa capacidad de permitirnos ser humanos, radica la gestión del estrés y la ansiedad. El estrés en sí mismo no es malo, lo malo es no tener períodos de parar y aliviar el estrés. Somos una sociedad que no tiene tiempo para nada, vamos muy rápido y no tenemos tiempo ni para desestresarnos.

Las redes sociales nos han dado una apariencia de comunidad que no es real, es virtual. Los indices de suicidio se disparan por todo el mundo. La gente siente tristeza, melancolía, depresión, miedo y no tiene una persona a su lado de carne y hueso, en la que refugiarse, pero ….. ¿no estamos conectados a miles de personas a través de la tecnología? Sí y no, aparentemente cerca, realmente muy lejos.

Desde el origen de los tiempos los seres humanos nos hemos relacionado cara a cara y organizado en torno a tribus, pueblos y comunidades. Ahora hemos sustituido las comunidades reales por virtuales y las conversaciones productivas por likes y ya no es suficiente. Si queremos ser humanos, tenemos que recuperar nuestros hábitos humanoides, sabiendo dosificar la tecnología y poniendo ésta a nuestro servicio y no al revés.

Quien asistiera a la charla, sabe que me gusta mucho la filosofía Danesa Hygge. porque precisamente ponen el foco en crear los espacios que permitan relaciones y conversaciones de calado. La foto que ilustra éste blog, es de la presentación del Jueves pasado, y recoge un típico momento Hygge. Es un momento de presencia,  en el que con gestos reales le estamos diciendo a nuestro interlocutor, estoy aquí para lo que puedas necesitar. El contexto crea el texto y Hygge busca precisamente crear esos contextos especiales.

Busquemos por tanto momentos reales, conversaciones reales en vez de likes virtuales. Dice Will Smith, el actor: ” Los momentos más felices, no tienen fotos, porque se trata de disfrutar el momento, no de aparentar felicidad en las redes sociales.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *