¿Trabajo para toda la vida o desarrollo profesional?

bernswaelz / Pixabay

Se cumplen 40 años de los pactos de la Moncloa. Tenía yo en ese momento 7 añitos. La inflación andaba desbocada en el entorno del 40% y la España del momento era muy diferente a la que hoy disfrutamos.

Desde el punto de vista económico los pactos sentarían  las bases que permitirían a nuestro país abrazar la modernidad.  Hoy en día parece impensable que hubiera casas sin agua corriente, ni electricidad,  ó calles sin red de alcantarillado.  Creo interesante pintar este marco para contextualizar como podía ser el trabajo en esa época. Es mi oportunidad también para rendir homenaje a 40 años que sin lugar a dudas nos han cambiado a todos.

El trabajo y los entornos laborales eran por tanto muy diferentes. Nuestros padres llegaban a las empresas con mentalidad de funcionarios. Me explico, con la sensación de haber ganado una oposición y tener un trabajo para toda la vida. Reconozco que en mis primeras entrevistas de trabajo, ésta era mi mentalidad también. Lo importante era tener trabajo, no nos planteábamos si la empresa tenía cultura empresarial, observaba políticas de desarrollo profesional, tenía una zona chill out para descansar, pensar y replantear el negocio o si era sensible con el cambio climático o si tenía RSC (responsabilidad social corporativa).

Muchas de las personas con las que hablo, responsables de gestión de talento y selección de personal, comentan que sobre todo los Millennials dan más importancia a todos estos aspectos que al hecho en sí de obtener el trabajo, renunciando incluso a seguir adelante en el proceso de selección si estos puntos no quedan claros primero. La verdad es que no les critico por hacerlo, en el fondo me dan envidia porque tienen la libertad de poder planteárselo. Esa libertad puede ser económica aunque yo considero que es social y fiel reflejo por tanto del cambio de mentalidad, valores y principios experimentado en estos 40 años. Pero no quiero entrar ahí porque abriría un debate de tintes socio-político-filosóficos que no me veo capaz de resolver, ya que no califico estos valores y principios como mejores o peores simplemente digo que han cambiado.

Donde sí me gustaría entrar es la pregunta que abre este post. Al final pasamos en la oficina al menos un tercio de nuestro día a día,  y más vale por tanto que ese tercio sea de la mayor calidad posible.  Nos va en ello la vida, es incuestionable que el entorno , el ambiente de trabajo y la figura del jefe  condicionan nuestra salud tanto mental como física.  Numerosos estudios demuestran que la gente cuando se plantea cambiar de trabajo, no lo hace por la empresa, sino por el jefe. Es lógico que busquemos por tanto la mejor empresa posible donde poder desarrollar todo nuestro potencial. En este sentido no debemos tener miedo al cambio, los trabajos para toda la vida ya no existen. En un entorno tan dinámico y cambiante como el actual (VUCA) las empresas no iban a ser islotes de salvamento. Son las primeras que para poder adaptarse a todos los retos que el mercado plantea deben evolucionar constantemente, buscando fórmulas que les permita seguir siendo rentables. No perdamos nunca de vista que las empresas tienen como objetivo fundamental maximizar la rentabilidad, y en esa ecuación,  el siempre mal denominado recurso humano, es uno más, de los recursos que utilizan en pos de este objetivo.

Entremos por tanto en las empresas con mentalidad de emprendedores, buscando nuestro desarrollo profesional y asumamos que cuando éste desarrollo no sea posible quizás haya llegado el momento de cambiar. Sin traumas y sin miedos, porque lo que nos espera a la vuelta de la esquina seguro que es mejor que lo que dejamos. Quizás perdamos económicamente, quizás cueste un tiempo encontrarlo pero seguro que nos permite crecer  tanto profesional como personalmente y sólo eso compensa cualquier duda o miedo que por el camino pudiera  surgir. ¿O es que no hemos venido a este mundo a ser felices, alcanzando ser la mejor versión de nosotros mismos? y ¿como hacerlo si no vamos evolucionando y creciendo por el camino?

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *